Es muy probable, que nunca se piense en que un evento no deseado pueda pasar, hay quienes comentan que esto suele ocurrir a otros, nada más lejos de la verdad, porque nadie está exento de algún suceso. A veces, tocan a la puerta y es un riesgo abrir, ya que no se sabe quién es, pero todo resultaría seguro con la instalación de un portero eléctrico, es increíble como algo tan chico influya en la protección del hogar.

Estos porteros están compuestos básicamente por dos elementos:

  • Placa de calle: es la que se visualiza en el exterior y su función es la de emisor.
  • Monitor: se instala en el interior de la vivienda, actúa como receptor, es decir, desde allí se podrá decidir si dejar entrar o no a la visita.

Con el transcurrir de los años, todos los productos sufren actualizaciones y los porteros no escapan de esta realidad, por lo tanto, estos equipos se han ido modificando surgiendo nuevas versiones para garantizar la seguridad. Hay diferentes modelos, lo esencial es indagar antes de seleccionar el adecuado, debido a que en el mercado hay una infinidad que desempeñan varias funciones, por ejemplo:

  • Voz e imagen

Existen solo los que ayudan a escuchar y hay otros en los que transmite la imagen, muy útiles en caso de grabar cada vez que alguien toque.

  • Apertura

Por suerte, están los que suelen programarse para abrir más de una puerta, todo depende de la distribución de la instalación, estos son recomendables para aquellas viviendas que tengan una entrada aparte de la principal.

Adicionales

Afortunadamente, a estos equipos se les puede añadir facilidades para complementar un requerimiento extra detectado luego de la compra.

Por lo antes expuesto, es vital asegurarse de los requerimientos para poder seleccionarlo, hay empresas que ponen a la disposición del cliente su esmero por atenderlo y dar asesoramiento en caso de requerirlo. La prevención es responsabilidad de cada persona, aunque haya facilidades se debe ser prudente y buscar las herramientas necesarias para lograrlo.

El uso de portero eléctrico es prevenir antes que lamentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *